Rosas

Rosas

martes, 7 de septiembre de 2010

El "Gran Maestre" y sus apodos

Por el Ingeniero Leonardo Castagnino
“Al Ben Racín” Apodo dado en “El Mosquito” a raíz del apellido Albarracín, de origen árabe.

“Animalis Homo” Empleado por Pedro Goyena en “La Unión”: “Sarmiento, asalariado por Chile y sosteniendo que las tierras australes de la República Argentina pertenecían al que arrojaban la moneda a su rostro de escritor venal: Sarmiento animalis homo, estás ebrio de vanidad, de mentiras y de calumnias”.

“Borrachón de Sarmiento” Publicado en el Diario “La Nación” y que ante la furia de Sarmiento el ocurrente Casimiro Pietro Valdés explicó que se trataba de un error de imprenta, sin corregir, y que el original decía “Bonachón de Sarmiento”.

“Carrier” El general Paunero, en carta a Mitre: “Ha sido preciso variar las instrucciones que primero le di a Sarmiento porque tiene el furor de hacer figura militar ante todo, y después sus puntos de déspota jacobino, que si se le deja con la rienda suelta es capaz de convertirse en un carrier de las provincias que caigan sobre su félula” (Juan Bautista Carrier fue uno de los jacobinos más sanguinarios de la Revolución Francesa).

“Don Yo” Paul Groussac lo retrata a Sarmiento como un “Don Yo desbordante, familiar, desbrochado, francote, ex abruptal, henchido de legítimo orgullo, y también de grotesca vanidad. El propio Sarmiento sin tener en cuenta la verdad histórica dice de sí mismo (en una sesión del Senado de San Juan en 1875): ‘Yo soy Don Yo, como dicen, pero ese Don Yo a peleado a brazo partido durante veinte años con Don Juan Manuel de Rosas y lo ha puesto bajo sus plantas’”.

“Duque de Carapachay” Apodo que le dieron en el diario “El Mosquito”

“Gaucho de las Letras” (Menéndez y Pelayo), “Montonero intelectual”, (Lastarrea). “El más atrevido de los baqueanos intelectuales” (Groussac).

“General Bum Bum” (el dibujante Carlos Monnet, en el semanario “La Presidencia”)

“General de la Batalla del Piojito” Festivamente llamado así a causa de su ridículo generalato hecho a dedo. El coronel Lino Almandós en 1862, al brindar en un banquete en Mendoza: “Las presillas que ostentan mis hombros son ganadas en los campos de batalla” y agregó en presencia del propio “boletinero del ejército grande” “La que cuenta el señor Sarmiento, son regaladas por el señor general Urquiza, patentadas por el gobernador Obligado, y concedidas, señores, por favor del señor brigadier Mitre. He dicho”. En sus recuerdos de provincia Sarmiento relata las guerrillas a padreadas de su infancia sanjuanina, cuando el travieso muchacho acaudillaba a “Piojito”, “Barrilito”, y otros.

“Loco Sarmiento” Así lo llamó Urquiza. “Mi título de loco me lo dio Urquiza, que ha sido bastante cuerdo para sacar veinte millones de su vida pública” escribe Sarmiento. (Carta a María Man, desde Nueva York, 1867). “Profeta” en la revista Don Quijote.

“La Solterona Dominga” Apodo que le dio el diario “El Mosquito”

“El Sultán de nuestras escuelas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada