Rosas

Rosas

jueves, 11 de octubre de 2012

UN PROCER IMPUESTO POR LA MASONERIA

Por Alberto Triana El "condottiero" italiano José Garibaldi llegó al Río de la Plata en 1836, y el gobierno del Brasil inmediatamente lo declaró pirata. Fué un aventurero audaz que sólo dejó en estas tierras el recuerdo imborrable de los excesos inhumanos y bestiales permitidos por él a los hombres que capitaneaba. Llegó a hacerse célebre desde Río Grande y Santa Catalina del Brasil hasta la provincia argentina de Entre Ríos, como jefe de una chusma cosmopolita y una turba de carbonarios expatriados; y vinculó su nombre a los saqueos de Santa Catalina. Imeriú, Salto, Martín García, Colonia y Gualeguaychú, llevados a cabo con extraordinaria crueldad, propia de hombres a los que sólo atraía el botín del pillaje. En sus "Memorias", al recordar sus "hazañas" en América del Sur, no tiene reparos en escribir lo siguiente: "Como no recuerdo los detalles de todos aquellos atropellos, me es imposible narrar minuciosamente las infamias cometidas...Nadie era capaz de detener a esos insolentes salteadores...Todos vivían permanentemente alcoholizados...Me dan ganas de reír cuando pienso en el honor del soldado..." El gobierno del Uruguay le confió el mando de la marina de guerra, pero debió quitárselo después de la derrota de Costa Brava, que le infligiera el almirante Brown el 16 de junio de 1842. El mismo Garibaldi confiesa que era jefe de una legión de borrachos, homicidas, desertores y canallas desenfrenados. ¡Y ésos eran sus "famosos legionarios"!
En el parte de la victoria decía Brown: "La conducta de estos hombres ha sido más bien de piratas, pues que han saqueado y destruído cuanta casa o criatura caía en su poder, sin recordar que hay un Poder que todo lo ve y que, tarde o temprano, nos premia o castiga según nuestras acciones". Protegido por la escuadra anglofrancesa pudo realizar los inicuos e infames saqueos de Colonia y Gualeguaychú en el mes de setiembre de 1845; porque el botín fué siempre el supremo ideal de las tropas garibaldinas. Inscripto en la masonería de Nápoles, si afilió a la masonería del Brasil en Río Grande y a la masonería del Uruguay en Montenideo. El Gran Oriente de Egipto lo honró con el pomposo título de "El Gran Masón de Ambos Mundos", otorgándole el último grado del rito de Menfis. Halagado en su vanidad, fué durante toda su vida, junto con Mazzini, el instrumento de las logias masónicas para sus siniestros fines. A pesar de ser enemigo implacable de la Iglesia y del Papado se ofreció hipócritamente a Pío IX, el 12 de octubre de 1847, para sostenerlo en su trono; pero al mismo tiempo se hallaba al servicio de las logias para consumar el robo sacrílego de los estados pontificios. En sus "Memorias" dejó escrito: "Siempre he tratado de atacar al clericalismo; he ahí el verdadero azote de Dios". Y a este hombre, hijo predilecto de las logias, los masones argentinos han logrado erigirle una estatua en medio de la plaza dedicada a la nación italiana. El general Roca, desde los balcones de la casa rosada, presidió el homenaje que los masones le ofrecieron en Buenos Aires el 25 de junio de 1882, año de su muerte; el diputado nacional, Emilio Gouchón, Gran Maestre de la masonería argentina, defendió en el Congreso el proyecto del emplazamiento de la estatua ecuestre en la plaza de Palermo; y la inauguración del monumento, efectuada el 18 de junio de 1904, contó con la presencia del presidente de la nación, general Julio Roca y del general Bartolomé Mitre; y con el repudio unánime de la ciudadanía herida en su fibra más íntima de argentinidad y catolicidas. Si no hubiera sido por la masonería, a estas horas no existiría en la Argentina ni el recuerdo de su nombre.

11 comentarios:

  1. Claudio Nogueiras18 octubre, 2012 13:53

    de la misma manera nos vendieron el mito de Giordano Bruno...

    ResponderEliminar
  2. Humildemente, creo que la imposición de estos sujetos obedece al arribo de inmigrantes, muchos de ellos iniciados en la masonería en el extranjero, y que eran ajenos a nuestra historia y tradiciones.
    Es pueril pensar que la masonería siempre estuvo y está, en las antípodas del pensamiento nacional. (Hubo y hay de todo, como en el peronismo muchachos, no seamos hipócritas y peor aún, sonsos...)
    En muchas oportunidades, los hombres de la masonería han luchado por los valores de la patria (Federales, peronistas, etc.) y como casi siempre, los queridos católicos, han trabajado para los intereses foráneos y vendepatria también. Hay que ser medio "opa" para no darse cuenta todo lo que tuvo que ver la Iglesia Católica por ejemplo en la caída de perón.
    Yo se que es difícil para ustedes sacarse el casette "nacional y revisionista de derecha y cristiano", pero eviten caer en tanto "maniqueísmo", en honor a Masones como Jauretche y Homero Manzi, pro hombres de la patria, se los pido encarecidamente!!!! Sandro.
    pd. ojo que no lo puse a perón como masón, porque aún no he podido probarlo fehacientemente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandro, gracias por tu explicación. Mi pregunta es la siguiente. La Masonería se jacta de haber tenido personalidades ilustres como Mozart, Cornelio Saavedra Mariano Moreno Juan José Paso, Manuel Belgrano, etc. Pero cuando hay una "oveja negra" como Garibaldi "fue inmigrante iniciado en el extranjero"... y lo demás que contas. Entonces los personajes de nuestra historia, que la mayoría vino ya perteneciendo a una logia Masónica del extranjero, no pudieron haber sido iniciados por ser talentosos? O sea, la Masonería lleva un orden mundial bien definido, y el ser Masón y mas como Garibaldi que perteneció a 2 logias (no se como pudo porque creo que está prohibido), lo hace ser igual a los demás hermanos. Entonces se podría entender que Mozart ya era una celebridad en lo suyo y se inició después. Ahí decimos "Mozart era Masón!" porque la pegaron con el pero no con Garibaldi. Entonces se inicia al que venga y luego vemos si nos enorgullecemos de el o nos lavamos las manos?
      Gracias! Osvaldo.

      Eliminar
    2. Paso a responderte. De garibaldi tambien nos jactamos, porque tenemos logias llamadas Giuseppe Garibaldi por todos lados.

      Eliminar
  3. Perón jamas fue masón, perteneció, posiblemente, a la P2 que era una Logia no masónica.Pero Dorrego si fué Masón. De hecho si van al monumento levantado en su honor en Buenos Aires veran que esta lleno de simbología masónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no hay duda, es que Lopez Rega si perteneció a la Logia esotérica Anael, de Chile. Quizo introducirlo a peron a través del Dr. Vignes, a quien nombró Canciller; pero no pudo.

      Eliminar
  4. Sandro no tienes ni p...idea de lo que dices y defiendes. Enterate un poco más de lo que se cuece en las logias y quienes son...y veras que una buena parte de la politica está en sus manos.

    ResponderEliminar
  5. ¿A ver que se cuece en las logias? Te lo pregunto como masón.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. El Almirante William Brown (Guillermo entre nosotros), era Masón.

    ResponderEliminar
  8. Cuánto odio, cuanta intolerancia, cuánta incomprensión, cuánta mentira. No voy a defender al Hermano Garibaldi, porque la historia de verdad lo hace innecesario. Solo un detalle: el gobierno de la Provincia Oriental quiso premiarlo a él y a sus soldados con una enorme propiedad de miles de cuadras de campo. Él y los suyos lo rechazó en una carta que puede consultarse. Por eso, hablar de saqueos y pillajes solo puede ser producto de una visión dogmática, cegada por el odio contra los Libres Pensadores y que procura ensuciar la memoria de seres humanos ilustres, que lucharon contra las tiranías y contra el pensamiento único impuesto por el poder de la Iglesia. La caída de la Roma papal el 20 de setiembre, es una afrenta que muchos no pueden olvidar. De ahí tanto odio.

    ResponderEliminar