Rosas

Rosas

domingo, 31 de enero de 2016

Antonino Reyes (1813-1897)


Por el Profesor Jbismarck
Nació en Buenos Aires en 1813.  Empleado en la Inspección de Campaña acompañó a Juan Manuel de Rosas en su famosa expedición al desierto, figurando como “ciudadano” en la Plana Mayor de la “División Izquierda”.   Posteriormente estuvo  bajo el mando del Dr. Manuel Vicente Maza y seguidamente con los después coroneles Garretón y Pedro Rosas y Belgrano.  
Se cree que fue el escribiente de la “Carta de la Hacienda de Figueroa”, dirigida al Brigadier General Juan Facundo Quiroga y que resumía las ideas del Restaurador respecto de la organización política de país.    En mayo de 1836 fue incorporado a la Secretaría de S. E. el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, revistando en la Plana Mayor de Edecanes, en la que figuró hasta la batalla de Caseros.   
 El 16 de noviembre de 1838 le fue conferido el grado de sargento mayor de caballería de línea.  Desde 1840 fue Jefe de la Secretaría establecida en el campamento de Santos Lugares, pero conservando la calidad de edecán de Juan Manuel de Rosas; causa ésta por la cual el último se dirigía directamente a Reyes para dar órdenes, que éste las transmitía al Jefe del campamento, que era el general Agustín de Pinedo en su carácter de Inspector y Comandante General de Armas.   El 3 de marzo de 1840 fue nombrado Juez de Paz de San Fernando.  
 
Durante el gobierno de Rosas, el territorio de los Santos Lugares fue asiento de varias dependencias de su administración: el Cuartel General y Arsenal, que llegó a contar con 5.000 hombres, la cárcel de La Crujía, donde entre otros fueron fusilados Camila O´Gorman y el padre Uladislao Gutiérrez,  y la Secretaría General,  establecida en Santos Lugares desde 1840.; desde allí y de acuerdo a las circunstancias imperantes, salían para los distintos frentes de batalla que se libraban. Desde Santos Lugares partieron, por ejemplo, los ‘Patricios’ de Buenos Aires el 31 de octubre de 1845 con rumbo a Vuelta de Obligado, para defender la soberanía nacional contra los anglo-franceses.A Don Antonino Reyes, que poseía una chacra en Santos Lugares, fue, con el cargo de Sargento Mayor de Caballería, Jefe de la Secretaría y Despacho en el Cuartel General de Santos Lugares, con amplias facultades. Tanto es así que se señala en un escrito del 3-11-1843 que “en sus funciones representa a la persona misma de S. E. (el General Rosas) en su ausencia, en cuya virtud las órdenes que comunicase por disposición de S. E. deben ser tan respetadas y cumplidas como si S.E. las diera en persona o bajo su firma”.
 Reyes acompañó a Rosas en la noche del 2 de febrero, cuando personalmente revistó la ubicación de sus tropas.  Asistió a la traición de Caseros combatiendo con decisión, y pronunciada la derrota, debió retirarse del lugar de la batalla.  Fue Reyes el hombre en el cual Rosas depositó su mayor confianza, y aquél le mantuvo su lealtad hasta el último instante de su gobierno.
Tiene un breve exilio en Montevideo de donde regresa para tomar parte en la rebelión del coronel Hilario Lagos en diciembre de 1852.  Posteriormente fue detenido en Luján y procesado como “criminal famoso” por su actuación en Santos Lugares. Las innumerables irregularidades de forma y de fondo en el proceso concluyeron en su condena a muerte en mayo de 1854. Nada se encontraba en el sumario que autorizase la acusación y los procedimientos irregulares que se seguían; y sin embargo, en aquella época de “garantías y libertades” que reemplazaba la “tiranía” de Rosas, los miembros del gobierno, los jueces y otros funcionarios, acompañados por la prensa, querían a todo tranco infamar y fusilar a un hombre, sin encontrarle culpa. 
 
Un mes más tarde Reyes logra fugar de prisión auxiliado por varios oficiales y soldados de su custodia que habían sido subordinados suyos y conservaban de él el mejor recuerdo. Con su familia se expatrió definitivamente en Montevideo. En junio de 1855, la Cámara de Justicia de Buenos Aires absuelve a Reyes declarando su inocencia y desembargando sus bienes.
Falleció en Montevideo el 6 de febrero de 1897.
Fue un hombre honesto, patriota, fiel a sus convicciones y sobre todo leal.

2 comentarios:

  1. Me encantó el Blog. Lo encontré mientras buscaba información de Atanasio Duarte 'El Primer Argentino' y caí en su artículo. Felicitaciones

    ResponderEliminar